Feeds:
Entradas
Comentarios

¿Porque Soy Diomedista?

Image

A raíz de los ya conocidos hechos que enlutan el mundo del vallenato les quiero compartir este pequeño articulo.

No les vengo a hablar de la vida de Diomedes Díaz o contarles su biografía, estoy seguro que muchos se la saben y sino en muchos sitios la pueden encontrar, tampoco les voy a escribir mi biografía porque la verdad no creo sea tan interesante como para hacer siquiera una publicación, lo que les voy a relatar es como ha transcurrido mi vida con la influencia de Diomedes Díaz.

 

Todos los que me conocen me identifican como Diomedista, pero hoy en día escribir “ista” precedida del nombre de cualquier artista no es lo mismo que lo fue hace muchos años, si mañana sale un cantante llamado Lapicero, ese mismo día sale alguien denominándose los “lapicerista”, eso no es lo que yo siento por Diomedes Díaz y eso no es lo que significa para mi el Diomedismo, siempre que alguien me preguntaba, ¿Para ti que es ser Diomedista?, mi respuesta era siempre la misma, “Para mi el Diomedismo no es una moda, para mi es un estilo de vida”, con eso tenía una respuesta diferente a lo que las personas esperaban y aunque yo sabía que de verdad era eso lo que quería decir el problema era cuando me preguntaban ¿como así que un estilo de vida?, ahí casi siempre decía algo diferente, alguna frase de algún disco, algún comportamiento que era típico de este personaje o lo que sea, pero para explicar bien que es eso de “un estilo de vida” es que les hago este articulo.

 

Diomedes Díaz es como muchos lo han llamado “El Cantante de las multitudes” son miles sus seguidores regados por cualquier parte, por donde tu camines siempre vas a encontrar a alguien que se denomina Diomedista, o alguien que se identifica con una canción de Diomedes, una pareja que se comprometió con una canción de Diomedes, un negocio que se cerró con una canción de Diomedes entre otras, es tan popular Diomedes Díaz que aunque esto no es un dato oficial y tampoco recuerdo quien me lo dijo yo siempre se lo digo a todos “Si tu escoges una casa al azar, en cualquier ciudad de Colombia en esa casa va a haber al menos en un caset viejo guardado con una canción de Diomedes, así los dueños de la casa ni lo sepan”, es difícil que hoy en día en Colombia alguien de mas de 15 años no sepa quien es Diomedes Díaz y digo de mas de 15 años porque para nadie es un secreto que su popularidad poco a poco fue decayendo y dejó de ser el cantante de multitudes para convertirse en el cantante de unos pocos que lo seguían sin importar su actualidad. El momento cumbre de su vida y de su carrera se vivió en los años 80 cuando al lado de Colacho Mendoza, El Cocha Molina y Juancho Rois llenó la mayoría de estadios del país, vendió millones de copias de sus discos y estableció la mayoría de records aún vigentes en la industria de la música Colombiana, en esa época Diomedes Díaz si era una moda, era el cantante de moda pero que aparte de sus grandes éxitos musicales, contaba con una personalidad que encantaba a las personas de todos los rincones del país.

 

En esos años 80 mis padres y mis tíos en medio de una vida sencilla, en la que no habían muchos lujos, pero tampoco faltaban muchas cosas se dejaron contagiar de esa moda llamada Diomedes Díaz, sin embargo lo que ellos empezaron a experimentar con las canciones de Diomedes, con las declaraciones que este daba en los medios y con todas sus correrías pronto dejó de convertirse en una simple moda, la vida parrandera de mi papá y mis tíos hizo que Diomedes Díaz fuera parte de su día a día y cuando yo llegué a la vida de ellos nada de eso cambió por el contrario quisieron cada uno de ellos enseñarme a gozar la música de Diomedes a su forma.

 

Por cosas de la vida mis primeros años los viví en Caracas junto con mis padres y parte de mi familia materna entre ellos dos de mis tres tíos por parte de mamá, todos sabemos que cuando uno esta lejos de su tierra siempre busca algo que lo haga sentir como en casa y para mi papá y mis tíos esa era la música de Diomedes, al yo despertar escuchaba a mi papá cantando una canción de Diomedes, a uno de mis tíos Nando apilando sus casets de parrandas de Diomedes y mi otro tío descifrando esas canciones llenas de metáforas y poesía.

 

Un par de años mas tarde con mi hermanito muy pequeño aún, mis abuelos, mis tías y mi tío nos fuimos a vivir a Barranquilla, los horarios de trabajo de nuestros papás y el deseo de ellos de que nuestra educación la recibiéramos en Colombia fue el motivo por el cual nos separamos temporalmente, ellos cada que podían nos visitaban, hablábamos casi a diario y ahí fue cuando empezó a crecer el Diomedismo en mi hermano y en mi, casi todas las mañanas estábamos en la casa de nuestra gran amiga esperando la llamada de nuestros padres ya que donde mis abuelos aún no había teléfono y cuando mi papá pasaba al teléfono antes de decir cualquier cosa entonaba la siguiente estrofa “Ese Muchacho que yo quiero tanto, ese que yo regaño cada rato, me hizo acordar ayer, que así era yo también cuando muchacho, que solo me aquietaban los pencazos, del viejo Rafael…” y después si empezábamos a conversar, esa estrofa pertenece a una de las canciones mas representativas de Diomedes grabada en el año 1984 junto a Colacho Mendoza, esa canción la escuchaba todos los días en la voz de mi papá, poco después cuando ya en la casa disponíamos de una línea telefónica y ya mi papá podía llamar a cualquier hora apareció una segunda canción en su repertorio, cuando mi papá llamaba tomado o en medio de una parranda siempre nos decía “Esta vida que yo tengo, es muy bonita, es muy bonita, pa que no se me acabara, fuera bendita, fuera bendita, pa poder vivir cerquita, de las cosas que mas quiero y que no me pusiera viejo, pa estar siempre jovencito, cantando, cantando, cantando versos bonitos”, esa canción también de la inspiración de Diomedes es titulada Cantando y la grabó en el año 1984, ya en esa época yo me empezaba a denominar como “Diomedista”.

 

Recuerdo como si fuera ayer un 24 de diciembre en Caracas, ese año mi mamá no podían viajar porque recién había dado a luz a mi pequeña hermana, por lo cual mi papá fue por nosotros y nos llevó a Venezuela, dormíamos todos en un solo cuarto y la casa la compartíamos con otras personas que también tenían hijos, las comodidades eran pocas, sin embargo a nosotros eso poco nos importaba, el compartir un par de días con nuestros padres era lo que mas anhelábamos durante todo el año, mi papá todas las noches llegaba tarde del trabajo pero nosotros lo esperábamos despierto y nos poníamos a cantar canciones de Diomedes, para la noche del 24 de Diciembre mi papá no llegó a la hora de siempre, estaba buscando nuestros regalos de navidad yo tenía solo 10 años y mi hermano 8 y esperábamos esa noche la llegada del niño Dios, a mi papá yo le había pedido una guitarra y un camión de bomberos, mi hermano le había pedido un muñeco y un carro de policía, nosotros nos acostamos a dormir pasadas las 10 de la noche, mi papá llego pasadas las 11, yo alcancé como estaba pendiente del niño dios no estaba del todo dormido así que sentí cuando mi papá llegó, se veía cansado y tenía en su rostro una tristeza que no le había visto, tenía una bolsa en la mano y con la voz entrecortada le dice a mi mamá que no nos había conseguido los juguetes que nos había pedido, el se acostó boca abajo, mi hermano a quien yo ya había despertado se fue hasta la cama de mi papá y yo me fui detrás de el, nos acostamos a verlo y el no nos decía nada y sin planearlo ni nada por el estilo mi hermano y yo empezamos a cantar “Esta vida que yo tengo, es muy bonita, es muy bonita, pa que no se me acabara, fuera bendita, fuera bendita, pa poder vivir cerquita…” y en pocos segundo los tres bajo la mirada de mi mamá estábamos cantando esa canción que el cada rato nos cantaba por teléfono, ese año no recibí los regalos que había pedido, pero para mi hasta hoy esa ha sido mi mejor navidad, hoy casi 20 años después mi papá me sigue cantando las mismas canciones y yo soy mas Diomedista que nunca.

 

Pasaban los meses y mi interés por la música de Diomedes cada vez era mayor, todos los días intentaba aprenderme así fuera una estrofa nueva para cuando mi papá llamara podérsela cantar y mi tío era mi gran aliado, el un hombre siempre ha sido un hombre poco expresivo, en esa época estaba dedicado a su trabajo en una constructora de la ciudad y con una gran afición a coleccionar música, encontró la forma perfecta para comunicarse con sus sobrinos, y era revisar, acomodar y reacomodar una y otra vez todos son LP y Casets, todos los días cuando llegaba del trabajo sacaba un LP y se ponía a escucharlo, mi hermano y yo al llegar del colegio solo nos sentábamos con el a escucharlo hablar de cada una de las canciones, llegamos a aprendernos en que LP estaba cada canción, quien era el compositor y si estaba del lado A o el lado B, hoy en día la relación con mi tío es excelente y lo quiero de una forma que no se imaginan.

 

También esta mi tío que vive en Venezuela y el que vive en Antioquia, ellos siempre eran el ejemplo a seguir, exitosos en sus profesiones y con estudios superiores, siempre que llegaba la hora de estudiar para el colegio mi tía nos decía “tienen que estudiar para que sean como sus tíos”, pero cuando estos llegaban de vacaciones en Barranquilla lo primero que hacían era ponerse a cantar todas las canciones de Diomedes, se las sabían completitas y nos explicaban las letras de cada canción, así que si nosotros queríamos ser como nuestros tíos no solo debíamos sabernos al pie de la letra las canciones de Diomedes y repetirlas como loros sino comprender exactamente que era lo que estábamos cantando.

 

Después llegó la adolescencia contrario a todos mis amigos yo era un muchacho tímido dedicado a sus estudios y nada mas vivía de la casa al colegio y del colegio a la casa y el único escape que tenía de ese mundo de rutina era cuando escuchaba las canciones de Diomedes, me transportaba a una dimensión en la que el acordeón era el rey, en esa época con los pocos recursos tecnológicos con los que contaba estudié mucho sobre el folclor, estudié mucho la música de otros artistas del vallenato y había descifrado tanto las canciones de Diomedes que para casi todas las situaciones de mi vida tenía una canción, si estaba triste, si estaba contento, si estaba enamorado, si estaba rabioso, para todo siempre cantaba una canción de Diomedes que encajaba a la perfección y aunque el vallenato siempre ha sido relacionado con el licor yo no tomé casi nunca durante el bachillerato y mi vida social era casi nula, solo salía con mis grandes amigos y vecinos que eran muy diferentes a mi, recuerdo los acompañaba a visitar a sus amigas y yo me quedaba sentado sin hablar, eso cuando entraba porque recuerdo que muchas veces los esperaba afuera y la única forma de que yo entrara en la conversación es que hablaran de vallenato o del Junior que es mi otra gran pasión, con el pasar del tiempo ellos mismos fueron quienes me ayudaron a salir de ese encierro en el que vivía y ver todo lo que ofrecía el mundo exterior, al poco tiempo tuve mi primera novia y que hoy en día es mi esposa, a ella le cantaba a toda hora y en cualquier lugar, a ella le gustaba mucho y eso me hacía pensar que yo cantaba bonito, cosa que al parecer no es tan cierta, solo que conocía tanto las canciones de Diomedes que la forma de interpretarlas era muy especial, cantaba cada silaba de las canciones de una forma particular.

 

Gracias a Diomedes y su música hice muchos amigos, también dejé de hablar con mucha gente porque todos sabemos que Diomedes así como tiene sus seguidores tiene también sus detractores, en mi época de universitario y aprovechando los recursos tecnológicos que la Universidad ponía a mi alcance pude conocer mucho mas, conocí muchas personas, fui a pueblos a los que nunca pensé que iría solo para hablar con personas que conocieran de vallenato y que conocieran a Diomedes, empecé a entrar en el mundo de la parranda y aprendí a disfrutar del sonido de un buen acordeón acompañado de un trago de whisky o una botella de ron y cada día era mas Diomedista.

 

Al terminar la universidad me fui de la ciudad en busca de oportunidades, primero fui a Caracas donde la fortuna no estuvo mucho de mi lado, después gracias a la ayuda de mi tío pude llegar a la ciudad de Bogota donde resido actualmente al lado de mi esposa, al igual que cuando mi papá y mis tíos se fueron a Venezuela yo me refugiaba en el vallenato y las canciones de Diomedes para no sentirme tan lejos y en busca de solo tener un núcleo de Diomedistas, Junioristas y Vallenateros logré hacerme amigo de muchas personas de los cuales la mayoría aún son amigos míos, he incluso gracias a canciones de Diomedes mi amistad con mi mejor amigo que vive en la ciudad de Barranquilla se vio fortalecida porque a la distancia era poco lo que compartíamos pero en un momento difícil para el acudió a mi y el único concejo que le pude dar para porque era lo único que a mi me servía fue escuchar Diomedes y como yo tenía una canción para cada situación le di un par en particular y esas fueron para el un gran alivio, tan así que a los pocos días viajé a Barranquilla para encontrarme con el y parrandeamos solo con esas dos canciones como nunca antes lo habíamos hecho.

 

Bogota a mi me ha dado muchas cosas, casi todo lo que tengo se lo debo a la capital de la republica, pero si hay algo que agradezco a Bogota es que me dio la oportunidad de conocer a Diomedes Díaz, de los encuentros con El Cacique poco podría hablar horas y horas pues aunque las veces que lo vi siempre fueron por espacios cortos tengo muchísimos recuerdos en mi mente, por eso y por muchas cosas mas que me quedan por contar es que digo firmemente que yo soy Diomedista.

 

Hoy cuando muchos aún lamentamos su partida quise compartir esto con ustedes porque muy pocos alcanzan a comprender lo que ha influido en mi vida Diomedes Díaz y lo mucho que me duele su muerte, aunque mis ojos ya están secos, mi corazón no ha dejado de llorar, pero estoy conciente de que solo se nos fue su cuerpo pero con nosotros queda su espíritu en cada una de sus canciones, ese legado musical que Diomedes nos dejó es su mayor herencia para nosotros sus seguidores y recordarlo a través de la música es la mejor forma de homenajearlo.

 

Gracias Diomedes Díaz por todo lo que hiciste por este folclor, gracias Diomedes Díaz por tantas alegrías que le has dado a mi vida, por tantas horas de parranda con mis amigos y mi familia y gracias por todo el legado que nos dejaste y que mejor forma de despedirme que citando uno de tus discos, pues así como en 1995 le cantaste a Juancho Rois hoy te digo que no quise ir a tu entierro, porque no quise verte enterrar, porque así yo me hago la idea de que usted, esta viajando lejos, esta con Dios allá en el cielo sentado con el padre a su diestra, en cambio allá en el cementerio cacique, me lleno de tristeza.

 

Hernán Vásquez Cueto.

Diomedista 120%

Aca les dejo un pequeño aporte de lo que ha sido la gira Internacional del Cacique, en esta ocacion con su presentacion en Aruba.

Este video es Cortesia de nuestro gran compañero Toño Cacique.

Juzguen ustedes mismos, Diomedes el papa del Vallenato.

diomedes_tres_canciones

Por: Félix Carrillo Hinojosa

Cerca de las estribaciones de la Sierra de Nevada , a orillas del río San Francisco, en un lugar humilde de casas de barro, palma y bahareque, conocido como Carrizal, en una noche del 26 de Mayo de 1957, en un torrencial aguacero de rayos y centellas, que le hacían juego a las contracciones de su mamá Elvira Maestre Hinojosa, al tiempo que su papá Rafael Díaz Cataño, no paraba de caminar de un lado a otro, a la espera de una final feliz, fue recibido por la comadrona y abuela “ Pema” Hinojosa, mientras el registro estridente del acordeón tocado por Reginaldo Fragoso, se extendía en los versos del amor amor y le daba el bautizo musical, al tiempo que sus ojitos se abrían en un leve compás musical.
Seguir leyendo »

Hoy en la Seccion del Disco de la Semana y para complacer a uno de nuestros visitantes le traemos a ustedes el disco “la Veterana” el cual grabara el cacique en su produccion “Pidiendo Via” al lado del buen acordeonero Juancho De La Espriella, el disco es una composicion de Edilberto Daza. Seguir leyendo »

Hoy dia que se celebra el cumpleaño de el gran cantautor Rafael Orosco quien Nació en Becerril (Cesar) un 24 de marzo de 1954 llegaria queremos hacer un sencillo pero sentido Homenaje a este artista que le dio tantas alegrias a colombia y contribuyo tanto con el vallenato.

En esta ocacion quiero regalarles a ustedes varios discos de una parranda que se llevo a cabo el 20 de julio en la ciudad de Miami con su gran amigo Diomedes Diaz.

agradeciendo especialmente a CHEQUE CHIMBO quien fue quien hizo el aporte de la parranda.

26 de mayo: http://www.mediafire.com/?jtczdduobzd

Cariñito de mi vida: http://www.mediafire.com/?ekbvrzrywjm

Juancho Rois vs Israel Romero: http://www.mediafire.com/?em32jh3qzzk

Versos Diomedes y Rafa: http://www.mediafire.com/?ket5sm3qzom

Mi Compadre se Cayo

Hoy para recordar queremos traerles a ustedes este fabuloso video del cacique en parranda acompañado por juancho rois.

En esta ocacion interpreta Mi Compadre se cayo, de la autoria de Alejo Duran, este concierto fue en los carnavales de 1993 en la KZ el tanganazo de barranquilla donde alterno con Joe Arroyo y la Orquesta la Luz.